Habló el fiscal del caso Johanna
Los nadadores Tucuras se destacan en el Nacional de Natación
Hoy es martes 17 de octubre de 2017 y son las 11:43 hs. Somos Acero FM | La Radio de Ramallo|TENEMOS 31 AÑOS DE RADIO |

  ACTUALIDAD  4 de agosto de 2017
Denuncia que fue abusada por su padrastro, un obispo mormón
Johanna Rabbia tiene veintidós años, pero aparenta menos: tal vez catorce o quince. Su cuerpo menudo y su cara infantil contrastan con la firmeza con la que cuestiona la actitud de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días a la que perteneció toda su vida. Decidió denunciar a un obispo, al hombre que abusó sexualmente de ella desde que tenía once años.

Cuando se interna en los recuerdos de las peores épocas de su infancia y adolescencia, retrocede y parece otra vez una nena. La madre de Johanna, una enfermera separada y con seis hijos, llegó a San Nicolás y se unió a la Iglesia. Allí, entre los mormones, encontró respaldo, fortaleza y consuelo para llevar a los suyos adelante. Conoció a Carlos Escalante, obispo, se enamoró y se casó con él en el 2008 por el rito religioso.

"Él vino a vivir a casa, y siempre tuvo esa conducta conmigo, desde los primeros días. Era como dos personas diferentes, era incomprensible para mí. Cuando estaba mi mamá presente, estaba todo bien. Pero cuando ella no estaba, y sobre todo cuando no estaba ninguno de mis hermanos, era un infierno", recuerda Johanna.

Al principio, empezó a detectar simplemente algunas actitudes "raras". Luego, comenzó el abuso sexual. "Era imposible para mí decirle a alguien que él era malo, porque no se veía así delante de otros. El abuso pasaba muy temprano, cuando mi mamá dormía. Él entraba a mi dormitorio. O cuando ella trabajaba. Y no había nadie en la casa. Yo volvía del colegio y estábamos solos", acusa.

Su testimonio ante la Justicia es coincidente: declaró que Escalante la amenazaba y tocaba sus partes íntimas en distintos lugares de la casa, y que después comenzó a accederla vaginalmente, sobre todo en su habitación, prácticamente todos los días. Ella no decía nada: él le pegaba con un zapato en la cabeza para que no hablara. Y las advertencias en ese sentido crecieron en violencia a medida que ella se hacía más grande.

"Durante mucho tiempo creí que lo que me hacía era normal, que les pasaba a todos las chicas de la Iglesia. Siempre lloraba en la escuela, quería contarlo, el cuerpo me estaba diciendo que algo estaba mal, pero no podía", explica.

Escalante leía las Sagradas Escrituras en público, pero en la intimidad era otra cosa. "Por un lado me enseñaba que no tenía que tener relaciones sexuales con chicos y yo lo cumplía y por otro lado me hacía eso. '¿ Por qué me pasa?', pensaba. Sentía culpa. Después entendí que estaba mal, y no sabía qué hacer. No creí que nadie fuera a ayudarme".

Para evitar estar a solas con él iba a una plaza y se quedaba sola allí hasta muy tarde.

La familia está sellada

Finalmente Johanna decidió comunicarle a su madre lo que él le hacía. "Decidí hacerlo con una larga carta - dice- porque me resultaba más fácil. Lo decidí cuando me enteré de que lo que me hacía a mí también lo había empezado a hacer con mi hermana". La reacción de su madre demoró, porque se trataba de una revelación que afectaba a su marido y a sus creencias religiosas más profundas ."Mi mamá sintió confusión. Es que es difícil aceptarlo, creo. Él estaba avalado por la Iglesia. Para una persona que cree en algo, es muy fuerte cuestionar una palabra santa", justifica Johanna.

Cuando su madre finalmente llevó la carta a la Iglesia "hicieron caso omiso", cuenta la chica. "Le dijeron que las familias eran eternas para la Iglesia, que lo de ellos había sido sellado y que por eso no era conveniente que se divorciaran. Le recomendaron que siguiera viviendo en mi casa, y por eso siguió. Ese fue el consejo del líder del presidente de la estaca, grupo de iglesias Roberto Buron". Johanna continuó bajo el mismo techo con su abusador, evitando el peligro constante del contacto con él.

Un consejo de sumos sacerdotes se reunió para deliberar y decidir qué hacer con Escalante. "Él admitió su culpa y finalmente lo excomulgaron, pero no me ofrecieron apoyo. Son hombres y adultos. Decidieron no exponerlo", se queja. "Después de un tiempo, incluso, si consideran que se arrepintió, le devuelven sus derechos", explica.

Lejos de recibir algún tipo de respaldo o compensación, fue Johanna la que terminó por ser castigada por los mormones. Cuando a los 19 años solicitó participar en una misión de voluntarios, se lo impidieron. Fue entrevistada por Buron y por su sucesor, y le preguntaron si le guardaba rencor a su abusador. Finalmente, la excluyeron porque no cumplía con las "normas de dignidad", ya que "no había perdonado".

Finalmente, en marzo de 2015, tomó la determinación de hacer la denuncia penal. En el expediente, Escalante fue procesado por abuso sexual simple agravado reiterado y abuso sexual con acceso carnal agravado reiterado en concurso real, pero se encuentra en libertad y vive con los hijos de su anterior matrimonio.

Lastimada y sin fe

El abuso que sufrió por parte del entonces obispo mormón Escalante, su padrastro, dejó marcas profundas en la psiquis de Johanna: "Tengo trastorno de angustia generalizado. No puedo dormir. Mi psiquiatra me recomendó que suspendiera mis estudios de Medicina en Rosario".

Johanna, ahora, se refugia en el arte. Le gusta Monet - tal vez por la placidez que transmiten sus obras- y viaja a Buenos Aires para recorrer museos y galerías.

Cuando se le pregunta qué espera del próximo juicio oral, contesta sin dudar: "Que vaya a la cárcel. Que no haga más daño, que lo alejen de las personas normales. Las pericias dicen que es potencialmente peligroso y sin embargo no está preso ". Tampoco duda cuando dice que la Iglesia de la que formó parte toda la vida encubrió al abusador. "Cuando uno es un adulto y hay un delito hacia un niño uno tiene que protegerlo. No les importó, tuvieron una actitud negligente y pasiva. Siento que no les interesa el bienestar de ningún chico", señala.

Johanna asegura que no tiene más fe en los sacerdotes. "Ni en ellos ni en esa Iglesia. Para mí ninguna iglesia dirigida por Dios puede ser capaz de avalar esas cosas", se indigna.

FUENTE: TN 



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:

LA RADIO EN VIVO

 
Estamos escuchando
Estación Macondo
de 10.00 a 13.00


 

EL CLIMA EN RAMALLO

 
26 °
Nubes y sol
 

GUIA TELEFONICA

 

Buscar en Villa Ramallo
 

 

 

HORÓSCOPO

 
Piscis
PISCIS (del 20 de febrero al 20 de marzo)

Las discusiones comenzarán desde muy temprano para ti en el día de hoy. Y el resto de la jornada no será mucho mejor. Paciencia. Vivirás en un constante estado de tensión con tu pareja durante la jornada de hoy. Mide tus palabras a la hora de reaccionar. Ciertos comentarios que hubieran sido emitidos por ti han generado cierta hostilidad con algunos pares laborales. Cuidado.Sugerencia: No puedes tener una existencia dedicada únicamente a obtener dividendos. Existen otros factores a tener en cuenta en la vida además del dinero.

 



La Radio Ramallo - Acero FM - 104.1 mhz - Ramallo - © 2017 - Todos los derechos reservados


RadiosNet